País

Ataque de odio a un periodista por ser gay

Imanol Subiela Salvo, periodista argentino, narró en las redes sociales cómo fue víctima de un ataque de odio por su condición sexual en pleno barrio porteño de Villa Crespo.

El hecho sucedió en la madrugada del domingo. Imanol, de 25 años, había salido del Club Cultural Matienzo y llegó a la esquina de la avenida Estado de Israel y Aguirre, en el barrio porteño de Villa Crespo, para tomarse un colectivo que lo llevara a su casa. Allí, en la parada había también una pareja de jóvenes y a unos pocos metros, sobre la avenida, estaba abierto un kiosco.

En un momento imprevisto, un joven se acercó al periodista y tras pedirle dinero para la SUBE y un breve intercambio de palabras comenzó a agredirlo físicamente. Por suerte, Imanol logró recuperarse y escapar corriendo de la escena.

“¡Trolo de mierda, esta vez te salvaste!, ¡Te salvaste! Pero a los putos como vos hay que matarlos a todos”, fue la catarata de insultos que lanzó el agresor.

Después de meditarlo durante más de un día, Subiela Salvo decidió hacer público en las redes sociales el episodio sufrido. En un extenso relato a través de hilos de Twitter, describió los detalles del ataque e instó a tomar conciencia y actuar en consecuencia respecto a los crímenes de la Comunidad LGBT en la Argentina.

Según los últimos datos ofrecidos por el Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT, que depende de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, la Defensoría del Pueblo de la Nación y la Federación Argentina LGBT, y publicados en el sitio Chequeado, durante el 2018 se denunciaron 147 crímenes de odio “en donde la orientación sexual, la identidad y/o la expresión de género de todas las víctimas fueron utilizadas como pretexto discriminatorio para la vulneración de derechos y la violencia”.

En el 64% de los casos denunciados en el 2018, las víctimas fueron mujeres trans (travestis, transexuales y transgéneros). El 28% fueron varones gays cis, el 7% lesbianas y el 1%, varones trans.

A su vez, el 41% de los casos denunciados fueron por hechos violentos cometidos en la vía pública, mientras que casi la mitad de las denuncias, el 46%, resultaron clasificadas como "lesiones al derecho a la vida" (asesinatos, suicidios y muertes por ausencia o abandono estatal).

Comentarios