Sábado 29 de agosto de 2020

Nunca logré comprenderlo, y ahora muchos menos. Nunca logré, ni logro entender a unos u a otros…Por un lado están los que no pueden vivir sin hacer ostentación de sus bienes materiales, sean futbolistas, políticos, dirigentes gremiales, empresarios y principalmente artistas. Y por el otro lado están quienes, por lo visto, consumen en ver por portales, noticieros y revistas los lujos y excentricidades de esos personajes.

En este artículo, ni pongo en tela de juicio la manera en que llegaron a obtener sus mansiones, desde las cuales posan para las cámaras. Es más, doy por sentado, de que todo lo que lograron lo hicieron en base a su trabajo, larga trayectoria o bien el don que tienen para ser diferentes en lo suyo y ganar cifras millonarias.

Es tal el deseo de mostrar, que algunos llegan a alquilar casonas en barrios residenciales, como así también están quienes desesperadamente se la piden prestada a algún amigo, para de esta manera poder hacer visible de que son “asquerosamente ricos y éxitosos”.

Nunca fuimos un país, en el cual tuvimos porcentajes bajos de clase obrera, humildes o desposeídos. Pero más allá de los posicionamientos ideológicos, todos sabemos por datos oficiales, que la pobreza se incrementó en los años del macrismo, llegando a casi el 40 por ciento de pobres e indigentes.

Y ese porcentual desgarrador, hoy por efecto de la pandemia se ha acentuado.

Entonces… ¿Cuál es el sentido, de que ante tanta pobreza, sean tan obscenos a la hora de querer mostrar en tal magnitud lo que otros carecen tanto?

Solo es una pregunta, tan solo una, la cual sigo sin tener la respuesta…

Comentarios