Miércoles 7 de abril de 2021

El duro relato de la mamá de Karina La Princesita: "El padre me ponía un revolver en la cabeza y le preguntaba a ella '¿La mato o no?'"

Entrevistada por Angel de Brito, Mónica Cuello contó su dura historia de vida y el peor momento de la niñez de la cantante.

Entrevistada por Angel de Brito mano a mano en LAM, Mónica Cuello, la mamá de Karina, relató un dramático hecho de violencia de género que sufrieron tanto ella como sus hijos.

Según la mujer, que escuchó preguntas del conductor pero no de las Angelitas, su ex pareja y padre de sus hijas las sometía a una suerte de tortura física, verbal y emocional que encontró su pico máximo de locura cuando le apuntó con un arma.

"Él tenía un revolver y me lo puso directamente en la cabeza. Me apuntaba acá (y se tocó en la sien) y les decía a mis hijos, a Karina y al varón, que eran chiquitos, les preguntaba "¿Qué hago, la mato o no la mato?" Decidan ustedes" contó Mónica en un relato que erizó la piel.

"Ellos eran chiquitos, imagínate el trauma que les puede quedar después de vivir una cosa así. Es difícil darse una idea, por eso hay cosas que no se pueden entender sin conocer cómo son las cosas" agregó segundos más tarde.

Además, recordó cuál fue el hecho que la llevó a tomar la decisión de irse de la casa con sus hijos. "Nosotros éramos muy humildes. El padre de los chicos quería tomar gaseosa, y Kari le sirvió en un vaso del que yo había tomado. Le llevó el vaso y la botella. Entonces él le dijo "pero vos me traes este vaso sucio...". Ella se dio vuelta, caminó, y él le tiró la botella y se la pegó en el cuello" relató.

Entonces, vio algo que la hizo decir "hasta acá llegué". "En el living estaban los dos chicos aterrados, con miedo, sin saber lo que podía pasar. Entonces los agarré y les dije "yo puedo aguantar cualquier cosa, pero con ustedes no. Entonces, si ustedes vienen conmigo yo me voy de casa. Nos vamos. Si ustedes se quieren quedar, nos quedamos" manifestó.

"A veces yo iba a buscarla Kari a la escuela y estaba toda estropeada. No me quedaba otra que ir porque ella tenía que salir de la escuela y no podía venir sola a casa. Y bueno, estaba así. Una vez me agarraron y me dijeron "tenés que hacer la denuncia" y fuimos. Hice mil denuncias, pero no pasaba nada" agregó Cuello.

En otra parte de su tremendo relato, describió las agresiones que recibía: "Golpes de todo tipo. No sé si cachetadas, pero sí trompadas, patadas, de todo. Yo estaba en el piso protegiendo a mi bebé y las patadas me pegaban en la espalda, por eso sufro tantos dolores en esa zona”, relató para finalizar.

Comentarios