Lunes 5 de abril de 2021

Alejandro Fantino contó todos los detalles sobre su supuesto "romance" con Luciano Pereyra

El conductor afrontó sin filtros aquellas versiones de una relación amorosa con el cantante.

Detener la propagación de un rumor se erige en una tarea compleja. Cuando una teoría se instala en el inconsciente colectivo se enquista y desactivarla conlleva mucho tiempo. Ese padecimiento atrapó a Alejandro Fantino durante muchos años.

El afamado conductor cayó en las garras de las versiones, sin sustento, de un romance con Luciano Pereyra y también con el exfutbolista El Polaco Bastía. Un correvedile que flotó en la atmósfera a lo largo de un periodo muy extenso.

Fantino abordó este tema incómodo y trató de descular el origen de esos rumores en un diálogo con Franco Torchia, en La Once Diez. En ese intento de comprender, el animador razonó: “Es parte del fútbol haberme hostigado por mi supuesta homosexualidad. Yo a mi masculinidad no la tuve que construir porque se me fue construyendo ella”.

Sobre la vinculación con Bastía, Alejandro expresó: “El Polaco era jugador de Racing y venía a Mar de fondo, y yo soy mucho de tocar, de agarrar la mano, de abrazar. Yo voy al club y estoy en el vestuario y te agarro, te abrazo, hasta te beso en la mejilla, me parece lindo eso, es una cosa de amor”.

A la hora de navegar por las versiones de un lazo con Pereyra, el exnovio de Miriam Lanzoni explicó: “Luciano venía mucho a pescar a Sauce Viejo, después vino varias veces más, se hizo muy amigo de mi papá, venía con sus amigos, tenía una bandita de Luján muy macanudos”.

En la continuidad de su interpretación del punto cero de esa teoría de amor con el cantante, el presentador soltó: “Alguien habrá dicho que estos dos encubren una relación. En algún momento me hinchaba las pelotas, pero después me puse a analizarlo y no hay ninguna referencia a eso y a la duda que muchos tenían”.

Todo esto que sobrevolaba sobre su figura le implicó, una violenta situación que Alejandro narró: “En San Lorenzo me gritaban ‘puto, puto, puto’. Cerraban los deditos como que me garchab* a Luciano y a Bastia. Los cité a los tipos y se quedaron esperando y me re mataron, a trompadas en el estacionamiento de manera violenta”.

Comentarios