Miércoles 7 de abril de 2021

Un youtuber logró cocinar un pollo a bofetadas: Cómo realizó el experimento

El experimento demostró que la energía cinética transformada en térmica puede ser usada para cocinar alimentos, aunque no sea lo más práctico.

Internet está repleto de preguntas, muchas de ellas sin respuesta, pero gracias a youtubers curiosos, y tal vez algo ‘desocupados’, cada tanto podemos responder algunas de ellas, como por ejemplo: ¿Se puede cocinar un pollo únicamente con el calor generado al abofetearlo?

Para llegar a esa conclusión, el intrépido youtuber Louis Weisz tuvo que invertir bastante tiempo y esfuerzo. Fueron en total dos meses de trabajo y varios intentos fallidos para poder lograr su objetivo, el cual requirió construir un aparato especialmente diseñado para abofetear de manera rápida y constante un pollo envuelto en una bolsa térmica hasta elevar su temperatura al punto de cocción.

La física de la cocina detrás de la idea es realmente sólida. Es posible que una publicación de Reddit de 2019 haya sido la inspiración para el video, ya que originalmente planteó la pregunta de si la energía cinética (movimiento) convertida en energía térmica (calor) podría cocinar un pollo.

Entre los que opinaron sobre esa pregunta original estaba un estudiante de física que sugirió que una bofetada lo haría, si esa bofetada tuviera una velocidad de 1,666 metros por segundo o 3,726 millas por hora.

Weisz descubrió que mantener el pollo a unos 55-60 grados Celsius (131-140 grados Fahrenheit), durante al menos una hora, sería suficiente para cocinarlo, o al menos matar la cantidad de bacterias suficientes para evitar la salmonela, como lo haría cocinarlo a una temperatura más alta durante un período más corto.

Como se puede ver en el video, Weisz tuvo que superar varios problemas, sobre todo desde el aspecto mecánico de su proyecto, pues la máquina que construyó para administrar las bofetadas sufrió varias modificaciones en el proceso.

Después de varios intentos fallidos con el pollo, Weisz por fin se llevó el premio gordo. En los cálculos finales, se necesita un mínimo de 135,000 bofetadas en hasta 8 horas para cocinar un pollo, consumiendo alrededor de 7,500 watt horas de energía, dos o tres veces más de lo que necesitaría su horno para el mismo trabajo.

Comentarios