Miércoles 21 de julio de 2021

El niño de 12 años que hizo historia en los X Games: destrozó un récord de Tony Hawk y se convirtió en el más joven en ganar una medalla de oro

Gui Khury logró un aterrizaje perfecto con un giro de 1080 grados y superó la marca que estableció el deportista estadounidense en 1999.

Gui Khury vivió un fin de semana inolvidable en su corta carrera dentro del mundo del skateboard después de protagonizar un increíble truco con el que destrozó un récord que había marcado el legendario Tony Hawk en 1999.

El pequeño de 12 años logró realizar un aterrizaje perfecto con un giro de 1080 grados en una rampa vertical en la última jornada de los X Games, lo que le valió el aplauso y el reconocimiento de todos los competidores, incluido el de la máxima leyenda del deporte extremo.

El brasileño, que no pudo contener las lágrimas tras finalizar la pirueta, se convirtió en la persona más joven en ganar una medalla de oro en el torneo estadounidense y se encamina a estar entre los más grandes del mundo.

Tuvieron que pasar 22 años para que una persona batiera la marca que estableció Tony Hawk, considerado “el mejor patinador de la historia”. En 1999, el oriundo de California había alcanzado un aterrizaje con giro de 900 en los X Games de aquel entonces.

Ese récord ya quedó en el olvido después de la épica jornada que realizó Khury, que ya el año pasado había logrado el mismo truco mientras practicaba en plena pandemia. Ahora, sin embargo, consiguió hacerlo en una de las competencias más importantes y registrarlo oficialmente.

“Estoy super emocionado. No tengo palabras para explicar mis sentimientos. Sin palabras, muchas gracias por el cariño. ¡Vamos!”, escribió en su cuenta de Instagram el brasileño que fue criado en los Estados Unidos.

Según informaron varios medios especializados, las tres vueltas ya habían sido logradas, incluso superadas, por otros atletas, pero en rampas diferentes, mucho más grandes que permiten tomar más velocidad.

Para tomar dimensión de su hazaña, fueron menos de 20 deportistas los que copiaron el giro de 900 grados que había alcanzado Hawk, algo que también consiguió este niño con ocho años.

A pesar de revelarle a este medio sus ganas de participar de los Juegos Olímpicos de Tokio, el joven de Curitiba deberá esperar un tiempo después de que la delegación brasileña lo dejara fuera de la lista de convocados, integrada por 12 competidores. Oportunidades para seguir haciendo historia no le faltarán.

Comentarios