LA MATANZA

Indignante: Ladrones balearon a un nene de 12 años en la cara para robarle la mochila

El partido de La Matanza fue escenario de otro caso grave de inseguridad: un niño de 12 años fue atacado a tiros cuando regresaba del colegio hacia su casa.

El hecho sucedió en el barrio de Ciudad Evita, mientras el menor caminaba rumbo a su domicilio tras la jornada escolar. Según reconstruyeron los investigadores, fue abordado por al menos dos jóvenes que terminaron disparándole en la cara y huyendo del lugar.

Fuentes policiales consultadas por Infobae precisaron que el hecho ocurrió en el cruce de la avenida Eva Perón y Maracaná, cerca de las 17:30. Hasta allí se dirigió personal policial, notificado por un llamado telefónico que alertaba sobre un menor de edad herido.

Debido a la demora en el arribo de una ambulancia, la víctima fue trasladada al Hospital Ballestrini en un vehículo particular. Ingresó consciente al centro de salud y se le realizaron los estudios de rigor, mediante los cuales los médicos de turno constataron que se encontraba fuera de peligro a pesar de una herida de bala que sufrió en el pómulo derecho.

Mariana Soledad Ríos, una testigo del ataque, precisó que el menor caminaba por la vereda cuando dos jóvenes -de entre 18 y 20 años- que se desplazaban en el mismo sentido, lo abordaron desde atrás y le dispararon. Acto seguido, según el testimonio de la mujer, los sospechosos se dieron a la fuga sin robarle ninguna pertenencia al niño. Por este motivo, los investigadores no tienen claro el móvil del ataque.

Jesica, empleada de una pollería cercana al lugar de los hechos, habló hoy con TN y contó que ella fue una de las primeras personas en asistir a la víctima. “Lo vi, salí corriendo y estuve con él”, confirmó al canal de noticias. Luego, brindó detalles del momento en el que escuchó el disparo que impactó en el rostro del menor. “Escuché el disparo. Yo estaba en el fondo. Me asomo, no veo a nadie por una puerta, pero al asomarme por la otra sí lo veo saliendo del supermercado. Mi amiga que estaba acá me dijo que escuchó un grito de ‘ayuda”. Yo salí y veo como que le sangra el ojo, se apoya contra una pared y empieza a largar sangre por la boca”, relató.la joven comerciante entre lágrimas.

Al notar la gravedad de la herida, Jesica utilizó un delantal que tenía consigo para tapar el orificio de bala y detener el sangrado del chico. “Él estaba hablando con su mamá y le dijo ‘mamá, me pegaron un tiro, estoy en el chino’. Yo lo ayudé a sentarse y le dije ‘quedate y hablá conmigo nada más”, recordó la mujer, visiblemente afectada por lo ocurrido.

Mientras intentaba detener el sangrado, Jesica le consultó al niño si conocía a sus atacantes, y el le respondió que no. “Me dice ‘venía caminando y me dieron un tiro, nada más’. Me quedé esperando a que venga la policía y la ambulancia, que nunca apareció. Yo mientras tanto le presionaba el pómulo para que dejara de sangrar porque pensé que se me iba a morir en las manos. Se estaba desangrando y me decía que ya no sentía su cara. Le seguí hablando y haciendo fuerza para que él no pierda tanta sangre”, contó.

Al concluir su versión del ataque, Jesica expresó su indignación porque sólo contó con la ayuda de una vecina para asistir al niño que había sufrido el disparo en su rostro. “Se estaba desangrando y la gente no hace nada. Puede ser el hijo de cuaqluier persona y la gente solamente mira. Parece que ven sangre y no se meten. Es lo que tenés que hacer. Esas cosas no se piensan, tienen que salir del corazón. ¿Por que si era mi hijo el que estaba tirado? La gente está chusmeando y mi hijo se muere porque nadie va a tocarlo. Una vecina salió con una toalla limpia, fue la única que me ayudó”, aseguró.

“Ciudad Evita es tierra de nadie; la inseguridad que vivimos día a día es impresionante”, aseguró hoy Matilde, una vecina del barrio, en diálogo con radio Mitre.

Comentarios