Martes 11 de mayo de 2021
Psicología En Línea

Los SI y los NO de la motivación

Lic. Julieta Briamonte - M.N. 74005
Lic. Rocio Bramajo - M.N. 73425
Lic. Julieta Coscarelli M.N. 73820

Mail: aunarpsi@gmail.com
Teléfono: 1134066419
Instagram: @aunarpsi

Cuando de nuestro futuro se trata, tantas emociones nos aparecen que se vuelve difícil pensar del todo claro. Los mensajes que nos llegan en general sobre tener que saber qué carrera es mejor para nosotrxs, en qué somos hábiles, o que elección va a darnos ingreso económico y además de todo, como si no fuera poco, que nos haga felices. Visto así, lo primero que se percibe es una enorme tarea, que si no podemos llevarla a cabo nos puede provocar frustración.

Pero ¿realmente es tan grande como se ve, o en realidad el modo de abordarlo nos termina sacando las ganas?

Hoy en psicología en línea retomamos la motivación desde sus archienemigas; la sensación de obligación y las presiones. 

Para entender mejor qué relación hay entre estos temas tan recurrentes, tendremos en cuenta nuestra experiencia sobre lo que vemos en muchos de nuestros orientados, pensamos que es lo que, si nos genera motivación y lo que no, y te lo vamos a contar.

Los SÍ de la motivación:

Toma uno o algunos momentos del día para salir de la velocidad cotidiana y tener un tiempo de calma que puedas elegir para vos, donde puedas reflexionar en los siguientes pasos que te mencionaremos:

Comenzá a preguntarte qué actividad te hace perder la noción del tiempo.

Escribí tus ideas y sensaciones. Volcar en una escritura privada y personal aquellas sensaciones y pensamientos que aparecen, puede ser un modo de aclarar las ideas o de poder observarlas más detenidamente y de otro modo por vos.

Comenzá a preguntarte, ¿si tuviera que aportar algo a la sociedad, desde donde disfrutaría hacerlo? No pongas límites sobre lo que te puedas responder si aparece, pero sabe también que llegar a conocer sobre esto puede llevar un tiempo en muchos casos, sin embargo, plantearse preguntas ya tiene la función de abrirnos a las ideas y que esas preguntas sigan trabajando en nosotros sin que nos demos cuenta.

Comprendé que la motivación se construye. Este punto es fundamental porque solemos sentir que los demás están inspirados por naturaleza en ciertas cosas, cuando en realidad encontrar aquello que motiva toma tiempo. Lo importante es que puedas implementar indagar en vos y de esa manera estar disponible para aquellas habilidades y gustos que vayas encontrando.

Dales crédito a tus sueños. Toma todas las aspiraciones que te surjan y dales lugar, no existen aspiraciones descabelladas. Sin objetivos no hay motivación, habilítate a escucharlas.

   Los NO de la motivación:

Presionarte a hacer cosas. Muchas veces la búsqueda de motivación lleva a actividades en las que quizás no pudiste detenerte a pensar si te interesan. Esto puede causar cansancio mental y que no puedas hacer valer tu energía en ámbitos afines a vos.

Cuando sientas que debes apurarte a tomar decisiones, no avances en automático, pregúntate ¿por qué ya? Muchas elecciones son cotidianas y necesarias, pero existen otras que requieren que primero investiguemos, ese tiempo lo ganaremos con una decisión más adecuada. El apuro suele llevar a experiencias que apagan la llama de la motivación.

No dejes tus ideas en el plano mental.  A veces escribir ideas que nos van apareciendo como los deseos, aspiraciones, metas, aunque parezcan aisladas y sin sentido, nos pueden ir armando un mapa sobre lo que queremos, para luego en algún momento determinado, ver cómo llevarlo a cabo.

Si te querés comunicar con nosotras escribinos a aunarpsi@gmail.com o visitanos en https://www.instagram.com/aunarpsi/ 

Comentarios