Miércoles 29 de diciembre de 2021

Reivindico la política, porque no se sale de este atolladero en que nos metió de otra forma que no sea con más política. Con estos políticos o con otros, pero nunca de otro modo, esa salida ya la padecimos.

Pero la democracia, para quienes amamos la libertad, la mejor forma de gobierno, se fortalece haciendo fuertes a las instituciones.

Respetando la ley.

Los que estudiamos derecho sabemos que cuando hay ambigüedades o vacíos legales para su interpretación se recurre al ESPÍRITU DE LA NORMA, a lo que quiso regular el legislador.

Una duda en ese espíritu puede darse en una norma del viejo código civil de 1871, pero ¿qué duda cabe de una ley de hace un par de años atrás?

¿Alguien puede dudar que se quiso frenar las reelecciones indefinidas de intendentes, legisladores, concejales?

¿Que se quiso dar aire o paso a las nuevas generaciones contra los llamados "barones del conurbano" y los "baroncitos del interior"?

Lo de ahora es espantoso. Un retroceso en la maltrecha democracia que supimos conseguir y que nos empecinamos en ensuciar.  En la política actual, es mentira que una mancha más al tigre no le hace nada. Da la sensación que queda la clase alta, la clase baja y en el lugar que ocupaba la clase media, AHORA LA CLASE POLÍTICA.

No será mucho muchachos y muchachas... al vaso no le cabe una gota más que lo rebase.

Justo hoy,  paradojas  de la vida, el día de los Santos Inocentes, ni tan unos ni tan otros.

Comentarios