Borombombón, borombombón, la Recoleta es de Perón

No voy a defender a CFK, no necesita más defensa que ella misma. Nadie lo hace mejor.

Me gustaría decir como cualquier demócrata y republicano del mundo: que la juzgue la justicia. 

Pero es lo que me asusta, que esta justicia partidaria, ciega, lenta, corrupta o simplemente ineficiente lo haga.

Ni siquiera por miedo a lo que a Ella le toque, sino por lo que le puede pasar a cualquiera.

El pueblo en la calle no juzga, tal vez prejuzga, ¿y los jueces y fiscales, los periodistas en TN y La Nación que hacen?

El sábado la Recoleta estaba llena de pibes y pibas que fueron por sus medios. Apoyaron a quien aman, sí aman, lo vi en sus rostros, en sus cánticos.

La recoleta dejó de perfumarse a Channel y se impregnó de chori.

Las señoras no lo podían creer, las muchachas que le lavan sus trastos sí.

El pueblo volvió a la calle no para reclamar como casi todos los días, sino por la positiva: para apoyar.

No soy cristinista, soy peronista.

No creo en las peronizaciones repentinas, pero tal vez el múltiplo común que nos una sea la búsqueda de un horizonte popular que nos vuelva a dar una Idea que nos sustente.

El amor vence al odio, ya vimos pintadas "viva el cáncer".

Ya pusimos muchos muertos.

Empecemos a caminar con amor.

Comentarios